Por Siempre Cenicienta (1998)

Por Siempre Cenicienta (1998)

Todo transcurre en el siglo XIX, cuando la Gran Dama Marie Thérèse cita a los hermanos Grimm, para que le demuestren la historia de Cenicienta, así que decide contarles la historia de Danielle de Barbarac, la auténtica historia de Cenicienta. Allí le explica que Auguste de Barbarac, el padre de Danielle, decide contraer matrimonio con una baronesa con hijas, aunque este, poco después de su matrimonio con la mujer, fallece tras tener un fuerte ataque en el corazón. La baronesa Rodmilla, al sentir envidia del cariño que tenía Auguste para con su hija, comienza a tratarla mal, y su hija Marguerite la apoya en ello, mientras que su otra hija Jacqueline decide no meterse en ese asunto.

Danielle, a sus 18 años ya se encontraba siendo la sirvienta del hogar. Un día, la joven estaba recogiendo manzanas, cuando observa que roban el caballo de su padre, esta descubre que el ladrón era el Príncipe Henry. Y este, más tarde, es informado que debe elegir esposa rápidamente o deberá casarse con Gabriella, una princesa española. Tras un nuevo encuentro, Henry pregunta a Danielle su nombre y ésta, en su lugar, da el nombre de su madre, Condesa Nicole de Lancret. La condesa, al enterarse, la encierra en la cocina, prohibiéndole ir al baile, sin embargo, Danielle va al baile y Henry descubre que ella es el amor de su vida.

La baronesa, en su rencor, vende a Danielle al malvado Pierre le Pieu. Henry, al enterarse, la rescata proponiéndole matrimonio, y Danielle dice que sí, para luego obligar a la baronesa y su hija Marguerite a ser sirvientas del castillo, quedando Jacqueline libre del dictamen por ser amable con Danielle, siendo declarada como la dama de compañía de la joven. Al finalizar, la Gran Dama les confiesa a los hermanos que Danielle era su tatarabuela y ellos parten del palacio para contar la verdadera historia de “La Cenicienta”.

VER PELÍCULA COMPLETA